Retales de mi viaje a la India 14


Viaje a la India: conociendo la Fundación Vicente Ferrer

Estos días de vacaciones me había propuesto juntar mis escritos sobre nuestro viaje a la India y mi visita a la Fundación Vicente Ferrer.  Fue un viaje que hice hace algunos años pero siempre quise compartir esta experiencia con vosotras y que quedasen aquí escritos, en el blog. Nadie me creería si dijera que justo ahora que por fin había conseguido recopilar fotos y hacer legible una maraña de recuerdos, sensaciones, olores y colores, leo en los periódicos que un microbús de colaboradores españoles de la Fundación Vicente Ferrer acababa en un fatal accidente en el estado de Andhra Pradesh, en el sur de la India. Quedé consternada cuando leí la noticia y no puedo mas que expresar mi más sentido pésame por lo sucedido.

Cada día me doy más cuenta de la fragilidad de la vida, de nuestro breve paso por el mundo y la importancia de intentar cada día aportar nuestro granito de arena para cuidarlo, valorarlo, comprenderlo, procurando que sea un lugar mejor. Sin duda creo que Vicente Ferrer así lo hizo.

 “El mejor legado que nos dejó Vicente Ferrer es el de demostrarnos que ser personas solidarias es trabajar por el bien común. La solidaridad no solo se basa en el trabajo directo con las comunidades en riesgo de exclusión, sino que radica en gran parte en la sensibilización de la sociedad, para que este cambio sea significativo”  

 

Viaje a la India Fundación Vicente Ferrer 2

Visita a la Fundación Vicente Ferrer India

 

Yo no tuve la suerte de conocerle pero he leído sobre él en el libro Vicente Ferrer, La revolución silenciosa. Él llegó a la India por primera vez en 1952 como misionero jesuita. Su vocación de ayudar a los más desfavorecidos le llevó a instalarse en una de las zonas más pobres de la India en el estado de Andhra Pradesh. Desde entonces y hasta hoy la Fundación Vicente Ferrer está comprometida con el desarrollo de una de las zonas más pobres y necesitadas de la India procurando erradicar desigualdades especialmente

Gracias al interés de mi marido por colaborar con su Fundación aparecí con mis maletas, mi sed por aprender y mi fascinación por la India allí, en Anantapur. Nos recibió Anna Ferrer, su esposa y presidenta de la Fundación: una mujer encantadora.

Despedida Fundación Vicente Ferrer

 

Nos alojamos en la casa de la Fundación y nos acoplamos a la vida de sus cooperantes. Estuvimos muy a gusto. Todo era austero pero limpio. Recuerdo que el primer día nos explicaron que podíamos usar la ducha si queríamos pero que ellos acostumbraban a ducharse con cubos y jarras. Una jarra de agua para el cuerpo, dos jarras para lavar cuerpo y cabello. Nosotros utilizamos las jarras todos los días. A veces no valoras las cosas tan básicas como el AGUA hasta que alguien te lo recuerda.

 

Cubos Agua India

Agua India

 

Es común no encontrar baños en las casas. Las necesidades se hacen en el campo. Para Vicente Ferrer la dignidad de las familias comienza por disponer de un lugar digno donde vivir así que parte del dinero de la fundación está destinado a la construcción de viviendas familiares. Nosotros fuimos a ver algunas de ellas, las cuales están siempre puestas a nombre de las mujeres.

 

Las mujeres de la India y sus telas, la esperanza del desarrollo

Decía Vicente Ferrer que apoyar a la mujer es la clave para erradicar la pobreza pues son ellas quienes teniendo un sentido de entrega incondicional a los suyos son capaces de generar y administrar los bienes familiares eficazmente. Este pensamiento en realidad es revolucionario allí, especialmente en las zonas rurales y más pobres del país donde tristemente son el colectivo más desfavorecido.

Sólo cuando los hombres observan cómo son capaces de traer recursos al hogar cambian su forma de dirigirse a ellas. En la Fundación lo saben y por eso les procuran todo lo necesario para conseguirlo. Una aguja, una máquina de coser puede cambiarles la vida. Con ellas realizan saris, camisas, o adornos de tela con valor comercial. Hoy en día los talleres de artesanía de la Fundación dan empleo a más de 300 mujeres en distintos centros de producción y han sido reconocidos por la Organización Mundial de Comercio Justo.

 

Mujeres cosiendo India

Maquina Costura India Foto de Telas de Luna

 

Nosotros conocimos uno cerquita de Anantapur. Fue una experiencia muy bonita. Todos salieron a recibirnos como si fuésemos una gran atracción.  Estaban felices, sonreían, nos tocaban, cantaban y nos obsequiaron con un collar de telas hecho por ellas. ¡Me encantó! Lo guardo en casa con mucho cariño.

Al final si miras con detalle cómo han realizado el collar te das cuenta de que vivimos muy lejos las unas de las otras pero las técnicas que utilizamos para confeccionar son las mismas aquí y al otro del mundo. No me cansaré de admirarlas.

 

Collar Indio Foto Telas de Luna

Uno de los preciosos collares que recibimos a lo largo de nuestro viaje

 

Lo mismo pasa con los QUILTS. En condiciones más humildes, como medio para sobrevivir y no por afición confeccionan hermosos trabajos similares a los nuestros aunque en condiciones más humildes y no por afición si no para sobrevivir. Muchas de ellas tenían alguna minusvalía; problemas de visión o cojera, afectadas por el polio, pero no por ello dejaban de coser. Conocer al equipo de costura fue un privilegio.

Las telas eran coloridas, alegres y bonitas. Tengo el recuerdo de ver a las mujeres caminando entre la multitud con sus saris de colores; morados, azafrán, rosas, turquesas…No dejo de maravillarme ante este ropaje; metros y metros de tela para vestirse y transitar cómodamente. A veces me paro a pensar la cantidad de usos que le damos a las TELAS.

 

Taller Costura India Foto de Telas de Luna

Taller Costura India Foto de Telas de Luna Solidaridad

 

Mirad esta imagen de cómo dormían los recién nacidos en el Hospital de Maternidad de Vicente Ferrer. Sólo dos telas de algodón eran necesarias para poner al bebé junto a su madre y hacer una improvisada cuna. Si el espacio no lo permitía bastaba con extender un trocito de tela en el suelo junto a sus abuelas. El Hospital me pareció uno de los proyectos más bonitos de la Fundación. Allí se respiraba limpieza, calma y esperanza.

 

Cuna India Foto Telas de Luna 2

Cuna India Foto Telas de Luna

 

La familia de Vasantakumar 

Los días pasaron muy rápido allí. Fue una experiencia inolvidable. Visitamos un centro de niñas abandonadas, otro de niños invidentes, conocimos a dos médicas españolas que voluntariamente habían ido seis meses a cuidar a niños con parálisis cerebral y uno de los momentos más especiales fue cuando conocimos al niño que habíamos apadrinado desde España y a su familia Vasantakumar. Estaban muy agradecidos. Si ellos supieran que es más lo que recibimos de ellos que lo que damos. Nos dibujaron un círculo en la frente y nos avisaron que eso nos traería suerte. A veces nos olvidamos de que lo que aprendemos de los demás es más enriquecedor que cualquier regalo material.

 

Visita India Telas de Luna Niños

Colegio India Fundación Vicente Ferrer Foto Telas de Luna

Visita Fundación Vicente Ferrer India

Visita niño apadrinado Fundación Vicente Ferrer

 

Fueron experiencias impactantes, duras y bellas a la vez. Vimos miseria, contaminación y caos en las calles pero también sonrisas, gratitud y esperanza. Dicen que la India te desilusiona o te enamora. Sea como sea no es un país que deja indiferente. A mí me maravilló.

Lucrecia Navarro

 

Despedida India Foto Telas de Luna


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

14 Comentarios en “Retales de mi viaje a la India

  • Anabel

    Que deacuerdo estoy con todo lo que escribes 😍. Yo me quedé con u a experiencia increíble en mi viaje a la India, y con el firme propósito de volver. Siempre m había fascinado, y no me decepcionó. Me quedo con su color, sus olores, sus productos, sus telas, sus sabores, pero sobretodo, las sonrisas, sus jóvenes y niños, sus gentes😘😍😘😍. Gracias por recordármelo Lucrecia, la verdad es cuando estoy triste o cansada , con recordar esos días…., M alegra la vida.

  • Nieves

    Hola.me llamo nieves….y a mi me gustaría aportar mi granito….no se como hacerlo……me gustaría vender las telas y lo que cosen ellas……no se si asi podría ayudar. Yo no he ido pero es mi ilusión ir alli….me gustaría aportar….gracias y saludos

  • Mª Soledad Luis

    Gracias Lucrecia por compartir tu experiencia con nosotros. Es algo que todos deberiamos hacer una vez en la vida para valorar lo que tenemos.
    Que labor más encomiable la de los componentes de la funsación.
    Besicos.

  • Rita Corral Estevez

    Hola,encantada con tu artículo,hace años que mi madre y yo colaboramos con la fundación Vicente Ferrer y otras ongs.Como mujeres y amantes de las labores,es bueno saber que con poco podemos hacer mucho,cuando nuestra pequeña ayuda llega a su destino.Gracias.

  • Maria José

    Muchas gracias Lucrecia por tu escrito.
    Es muy importante recordar siempre que para ser feliz se necesita muy poco, basta con ayudar, compartir y solidarizarnos con los que lo necesitan.
    Un beso,
    Maria José

  • Esperanza porta

    Lucrecia. Estoy totalmente se acuerdo con todo lo que dices. Mi esposo y yo hicimos nuestro primer viaje a al Fundación hace 9 años y pudimos conocer a Vicente. Ojalá muchos acudiéran a la Fundación y pudieran conocer el milagro de primera mano.
    Cuando te pongas a ordenar tus recuerdos en un papel puede que te pase lo que a mi, que de tanto escribir ha acabado siendo un libro. Sale en noviembre. Finalmente, un recuerdo-homenaje para los cooperantes que fallecieron en el fatal accidente. E.P.D.
    Un beso. Esperanza (mihogardepatchwork.blogspot.com)